Ecosistemas

Banda El Retiro
Municipio:
El Retiro
Categoría:
Categoría
Artista:
Artista
Contacto:

Suite N7 para banda sinfónica grado 1

 

La Suite Nº 7 titulada “ECOSISTEMAS”, es una obra compuesta originalmente para Banda Sinfónica grado 1 en seis movimientos con una duración aproximada de (00:15:00), así: I. – Páramos (Guabina), II. – Arrecifes (Calipso), III. – Sabanas Tropicales (Joropo), IV. – Ciénagas (Vallenato). V. – Bosques Andinos (Bambuco) y VI. – Manglares (Aguabajo).

En esta obra se representa musicalmente algunos entornos del ecosistema de las diferentes regiones de Colombia, enmarcándolos en ritmos tradicionales que resaltan la belleza de sus riquezas por medio de la gran variedad de colores y técnicas compositivas que ofrece una Banda Sinfónica.

 

Primer movimiento  Páramos Guabina

Los ecosistemas montañosos tienen una gran influencia en la vida de todos los seres vivos, ya que son vitales para el equilibrio de la naturaleza. Entre esas montañas se encuentran los Páramos, los cuales son sistemas múltiples y complejos nativos de los Andes tropicales venezolanos, colombianos, ecuatorianos y peruanos. En Colombia están ubicados en las cordilleras Occidental, Central y Oriental, así como en la Sierra Nevada de Santa Marta. 

La formación de los Páramos es fruto de un proceso lento y continuo, y al estar localizados en la línea del Ecuador son tropicales. Esta condición no sugiere que sean cálidos, realmente gran parte del tiempo logran bajas temperaturas, ya que se localizan a más de 3.000 metros sobre el nivel del mar. Además, son fundamentales al albergar el 8% del total de flora y fauna endémica colombiana. 

Los Páramos tienen unas funciones específicas dentro de la naturaleza. Asimismo, cumplen un papel relevante a nivel económico y cultural. Entre sus funciones en el ecosistema está su capacidad de interceptar, almacenar y regular los flujos hídricos superficiales y subterráneos. Allí nacen una cantidad considerable de ríos, esenciales para el consumo humano, la generación hidroeléctrica, la producción agrícola e industrial, entre otros. 

Los Páramos también están rodeados de simbolismo. Los indígenas los concebían como sagrados y realizaban ritos ceremoniales. Los Muiscas creían que en estos ecosistemas había nacido su madre originaria Bachuè. También, allí se da la leyenda de El Dorado, una leyenda que narra tesoros de ensueño de oro y esmeralda ofrendados a dioses.   

 

Segundo movimiento Arrecifes Calipso

Entre los ecosistemas marinos que ofrecen un paisaje polícromo y una variedad de flora y fauna, está el Arrecife de coral o también llamado Selva del mar, un conservatorio biodiverso que da cimiento a una compleja cadena alimenticia. 

Colombia posee importantes extensiones de Arrecifes de coral en el Mar Caribe y en la costa del Pacifico. Estos ecosistemas marinos cumplen un papel esencial, ya que protegen de la erosión las costas lindantes, además, hay muchos seres vivos que de forma directa o indirecta se benefician de él. Los Arrecifes de coral proveen alimento y abrigo a muchas especies marinas, son aptos como semilleros de peces, brindan alimentos y generan empleo a los asentamientos humanos. 

Los océanos son el sistema respiratorio del planeta y los Arrecifes de coral contribuyen a la reducción de gases de efecto invernadero. Cuidarlos garantiza el bienestar de cada ser vivo de la Tierra ya que para cientos de animales este es su hogar.

 

Tercer movimiento Sabanas Tropicales  Joropo

 

Las Sabanas Tropicales son amplios terrenos donde predominan los pastos y las gramíneas. En este tipo de ecosistema no es habitual encontrar concentraciones de árboles, pero son muy adecuadas para que algunos mamíferos, insectos y una enorme cantidad de organismos del suelo se alimenten de sus pastos.

En Colombia, los Llanos Orientales son un arquetipo de esta clase de ambientes. Estos son hábitats en los que coexisten muchas especies de animales, entre los que se encuentran diversas Aves, el Chigüiro, el Venado, el Oso Hormiguero Palmero, varias especies de Armadillos, Monos y gran cantidad de Insectos. Se encuentran tambien arbustos, palmas, y árboles de los cuales se extraen fibras para múltiples usos. Las Sabanas Tropicales hacen parte de un ecosistema estratégico a nivel ecológico, biológico y económico. Ellas tienen la labor de fijar el dióxido de carbono, evitando su llegada a la atmosfera e impidiendo los estragos del cambio climático y los gases de efecto invernadero. 

 

Cuarto Movimiento Ciénagas  Vallenato

Colombia cuenta con una rica variedad de fuentes hídricas fundamentales para la conservación y el equilibrio del ecosistema y de la vida dentro de él. Las Ciénagas hacen parte de los ecosistemas acuáticos y consisten en depósitos de agua que se conectan desde alguna de sus partes con el río o el mar, de estos últimos dependen para renovar sus aguas y hacer trueques de organismos vivos y materiales. 

Las Ciénagas se encuentran en diferentes zonas del territorio colombiano, siendo la región Caribe con más humedales, comprendiendo el 82% del total de estos ecosistemas en el país. 

Este hábitat tiene funciones de gran importancia, tales como el control de inundaciones, la regulación de los caudales de los ríos y la purificación del agua resultante de los asentamientos humanos. Además, es un aliado en el abastecimiento de líquido a la vida silvestre, brindando energía y siendo el hogar de valiosas especies de flora y fauna. 

El cuidado y conservación de las fuentes hídricas va a garantizar la armonía del medio ambiente, reflejado en la calidad de vida de todos los seres vivos y en el acceso al agua, tanto para la especie humana como para las otras especies.

 

Quinto movimiento Bosques Andinos Bambuco

En Colombia existe una diversidad de sistemas montañosos que proveen a los seres humanos y a muchas especies alimento, abrigo y materia prima. Entre ellos están los Bosques Andinos que comprenden un vasto ecosistema montañoso con unas condiciones climáticas complejas por su ubicación topográfica de los Andes, y son el hogar de cientos de especies animales y vegetales únicas en el mundo. Los Bosques Andinos se encuentran en las montañas de Venezuela, Colombia, Ecuador, Chile, Perú, Bolivia y Argentina. En Colombia se encuentran en las tres cordilleras, en la Sierra de la Macarena, en la Sierra Nevada de Santa Marta y en la Serranía del Darién. Estos bosques permiten el desarrollo económico de muchos seres humanos que viven cerca de ellos, ya que les brindan agua, comida, energía, medicina e ingresos que permiten la subsistencia de sus familias y comunidades. 

Los Bosques Andinos son vulnerables a las acciones humanas y al cambio climático, además de la deforestación y el desplazamiento de sus especies nativas. Los Bosques Andinos y en general todas las especies arbóreas, disminuyen el grave resultado de los gases de efecto invernadero y el cambio climático, puesto que uno de los roles en el ecosistema es la captura de estos devastadores gases. 

La regeneración, la protección y el conocimiento de los Bosques Andinos son imprescindibles para que la vida y los asentamientos en estas regiones y en las aledañas sean saludables, tanto para la biodiversidad como para los grupos humanos que habitan dichos territorios.

 

Sexto movimiento Manglares Aguabajo

Entre los diversos ecosistemas que tiene Colombia, están los Manglares. El Manglar es un ecosistema marino-costero localizado en los trópicos y subtrópicos del planeta, en el que la especie primordial es el mangle. En Colombia están distribuidos en el Pacifico y en el mar Caribe, y las mayores extensiones están localizadas en la Ciénaga Grande de Santa Marta, la Isla de Salamanca, el Canal del Dique y los deltas de los ríos Sinú y Atrato. 

Los Manglares constituyen un medio ambiente único y primordial, ya que alberga extraordinarias especies vegetales y animales, tales como peces, cocodrilos, aves, tortugas y muchas más. Los mangles protegen a los organismos en sus troncos o raíces, tales como bacterias y hongos. Estos organismos median en la descomposición de materia orgánica transformando materiales tóxicos y purificando el agua que llega al mar. Además, son el hábitat adecuado para el desove y crianza de camarones y peces.      

El Manglar disminuye el impacto de las mareas, estabiliza la línea costera, previene las inundaciones y filtra el aire que se traslada a suelos agrícolas, entre otras funciones. Es el puente vital entre la vida marítima y la vida terrestre.

CORNARE

ASENRED